EMAR, algo más que una escuela de música

El pasado sábado 8 de diciembre se llevó a cabo una nueva gala de fin de ciclo lectivo de EMAR, la Escuela de Música de Andrea Ruiz.
Con una notable performance, un nutrido grupo de alumnos de entre 8 y 60 años de esta escuela, hicieron una representación musical digna de elogio, en la que se notó un gran trabajo de producción. Ésta estuvo a cargo de la propia Andrea Ruiz, quien mentorea a niños, adolescentes y adultos que canalizan su pasión por la música en esta joven escuela de formación para músicos, cantantes y ministros de alabanza.
“EMAR no es solo una escuela de música”, cuenta Andrea, “sino también un espacio para la formación de adoradores que, basados en la Palabra de Dios, puedan dar de su talento, pero fundamentalmente, contenido bíblico”.
Es que la premisa de EMAR no es sólo pulir diamantes en bruto en el aspecto musical solamente, sino que busca fortalecer el costado teológico de aquellos que desean servir a Dios a través del arte. “Ya vemos desde la antigüedad que quienes se encargaban del ejercicio de la música en el templo eran músicos excelentes, pero también gente consagrada a Dios en todos los aspectos. Y eso es lo que perseguimos desde EMAR, formar adoradores antes que sólo artistas”, concluye Andrea en su descripción de la escuela.
EMAR se fundó hace 4 años y hoy cuenta con 6 sedes, dos de ellas en Europa. El crecimiento que tuvo fue acelerado y recientemente abrió una nueva filial en la Ciudad de Buenos Aires. Precisamente en el Auditorio Distrito Sud, de Salcedo 4038, donde se realizó esta nueva gala en la que se presentó la grabación de una producción interpretada por el grupo EMAR Kids, grupo integrado por alumnos de 8 a 14 años.
Cabe destacar que EMAR recibe a aspirantes de todas las edades y que se encuentra abierta la inscripción para el ciclo lectivo 2019.
Para mayor información, www.andrea-ruiz.com

Alimentamos tu crecimiento

Tenemos mucha experiencia que ponemos a tu servicio para que tu carrera, producto o servicio sean reconocidos.