Melissa Herrera, un canto a la esperanza

(Lunes 29 de octubre 2018).- Cuando la tragedia golpea a la puerta de la vida de una persona, suele dejarla sin capacidad de reacción y si se produce una levantada, se la cataloga de heroica. Pero cuando los momentos trágicos se multiplican y tienen matices diferentes (abusos, violencia, muerte de un hijo), la lógica dictaminaría que esa vida está condenada al fracaso.
No obstante, el diario andar da muestras de la entereza de muchas personas que, a pesar de las reiteradas situaciones que atentan contra la paz, la armonía y la integridad física y espiritual, puede salir delante de la mano de Dios.
Ese es el caso de Melissa Herrera, quien además de haber pasado por esos momentos límites antes mencionados, tuvo como golpe de efecto enterarse, en su adolescencia, que era hija adoptiva.
Nacida en el barrio porteño de Caballito hace 30 años, esta cantante tiene muchas historias que contar sobre su abismo y su resurrección en un mundo que parecía haberse empecinado en arruinarle su existencia.
Ya desde pequeña, su vocación por el canto se hizo notoria y frecuentemente integraba agrupaciones musicales en la iglesia a la que asistía. Pero el hecho de haber sufrido abusos desde su infancia, la hizo crecer con resentimientos y amarguras, sentimientos que se mezclaban con sus ansias de servir a Dios a través de la música. Allí encontró referentes en quienes espejarse, como Jaci Velásquez, Crystal Lewis, Doris Machín, entre otras artistas que la identificaron a la hora de encarar su carrera artística.
En el transcurso de su formación como cantante, las depresiones hacían apariciones en su vida y esto entorpecía su andar artístico. En plena adolescencia experimenta vivencias para las que aun no estaba preparada, como la de ser madre, y convivir con la violencia. Tras estos episodios y la posterior muerte de su padrastro, Melissa se aleja de Dios, internándose en vicios que la llevaron al borde del suicidio.
A los 21 años, el destino pareció asestarle un golpe de gracia con el fallecimiento de su pequeño hijo, pero, milagrosamente, en vez de tomar una decisión trágica para ponerle fin a sus sufrimientos, regresó al lugar de donde nunca debió haber salido: a los brazos de Dios.
De allí en adelante, experimentó una verdadera conversión, un cambio de vida y una dedicación completa a adorar a Dios a través de su talento. Ese vuelco espiritual también quedó demostrado con sus posteriores vivencias personales. Formó una familia, tuvo hijos y hoy, a casi una década de todo aquél desastre, el presente la encuentra con dos discos editados (“Desciende hoy” y “Un nuevo corazón”, lanzado en el mes de mayo) y varias presentaciones en Buenos Aires y el interior del país.
“Yo soy tu Dios” es la canción que se encuentra rodando en las radios actualmente y es el corte de difusión de su nuevo disco.
Para su descarga y difusión: https://soundcloud.com/agenciasileoysileo/melissa-herrera-yo-soy-tu-dios

Alimentamos tu crecimiento

Tenemos mucha experiencia que ponemos a tu servicio para que tu carrera, producto o servicio sean reconocidos.